viernes, 31 de octubre de 2014

LA SUMISIÓN A LA MAYORÍA: EL EXPERIMENTO SOLOMON ASCH



Seguro que te has preguntado alguna vez por qué la mayoría de gente tiene esta tendencia tan marcada a seguir ciegamente los dictados de la mayoría.

Muchos psicólogos han tratado de averiguar no solo las causas de tal comportamiento gregario, sino hasta qué punto el individuo es capaz de renunciar a su propio criterio en favor del de las masas.

Uno de los experimentos psicológicos más significativos al respecto es el EXPERIMENTO SOLOMON ASCH.

Conformidad con las Normas del Grupo: El experimento de Solomon Asch

¿Te ves a ti mismo como un conformista o como un inconformista?

La mayoría de gente a la que se hace esta misma pregunta, responden que se consideran a sí mismos unos inconformistas y que serían capaces de hacer frente a todo un grupo de personas cuando saben que tienen razón.

Sin embargo, ¿hasta qué punto pueden los inconformistas resistir la presión de la gente que les rodea?

En la década de 1950, el psicólogo polaco Solomon Asch, realizó un estudio sobre la conformidad. Los participantes en el experimento se inscribieron para participar en un experimento de psicología en el que se les pedía que completaran un test de visión.

Pero se trataba de un engaño.

El verdadero experimento intentaba responder a la pregunta: ¿La gente puede resistir la presión de la mayoría para que acepte como verdadero algo que es falso?

Sentados en una sala con otros participantes, a los sujetos del experimento se les mostró una tarjeta con un segmento de línea de una determinada longitud y se les pidió que eligieran, de entre un conjunto de 3 segmentos pintados en otra tarjeta, cual de ellos tenía la misma longitud que la mostrada anteriormente.


El psicólogo posteriormente pidió a cada participante, de forma individual, que seleccionara qué segmento de línea era el correcto. En algunas ocasiones toda la gente del grupo eligía la línea correcta, pero de vez en cuando, los demás participantes ofrecían, unánimemente, una respuesta incorrecta. Lo que el sujeto del experimento desconocía, era que toda la gente que formaba el resto del grupo y que él creía que eran sujetos del experimento como él, en realidad colaboraban con el psicólogo y sus respuestas habían sido planificadas de antemano con el fin de determinar si la respuesta del participante en el experimento podía ser condicionada por la opinión de la mayoría a pesar de ser claramente errónea.

Casi el 75% de los participantes en los experimentos de conformidad estuvieron de acuerdo con el resto del grupo, por lo menos una vez. Después de combinar los ensayos, los resultados indicaron que los participantes se ajustaban a la respuesta incorrecta ofrecida por la mayoría, aproximadamente una de cada 3 veces.

A la conclusión de los experimentos, se le pidió a los participantes por qué se habían mostrado de acuerdo con el criterio erróneo del resto del grupo. En la mayoría de los casos, los estudiantes afirmaron que, si bien sabían que el resto del grupo se equivocaba, no querían correr el riesgo de enfrentarse a críticas personales. Algunos de los participantes eran tan influenciables, que llegaron a afirmar que creían que los otros miembros del grupo estaban en lo cierto y que eran ellos los que se equivocaban en sus respuestas, a pesar de la evidencia que tenían ante los ojos.

Estos resultados sugieren que la conformidad puede ser influenciada tanto por la necesidad de encajar en una comunidad, como por la creencia de que las demás personas son más inteligentes o están mejor informadas.

Dado el nivel de conformidad visto en los experimentos de Solomon Asch, la conformidad puede resultar aún más fuerte en situaciones de la vida real, donde los estímulos son más ambiguos o difíciles de juzgar que la simple elección de unas líneas pintadas en una tarjeta.

Sin embargo, hay una lección adicional realmente esperanzadora en todo esto.

En el experimento, Asch también descubrió que si uno de los miembros del grupo que colaboraban con el psicólogo daba la respuesta correcta contradiciendo a la mayoría del grupo, el grado de conformidad del sujeto descendía dramáticamente.

En tal situación, solo entre un 5% y un 10% de los participantes se mostraban conformes con las decisiones erróneas de la mayoría.

Es decir, una sola persona diciendo la verdad dentro de un grupo de mentirosos puede ayudar a convencer a otros sobre cuál es el camino correcto.

Esto muestra claramente la importancia que tienen, por ejemplo, los medios alternativos o los investigadores de todo tipo y disciplina que se enfrentan a la verdad oficial y mayoritaria y que tratan de informar de su punto de vista a tantas personas como pueden.

Como vemos, también existen resortes psicológicos para la esperanza …



(Fuente: http://www.thecommonsenseshow.com/; visto en El robot pescador)

... y mañana, primero de mes, solo humor y entradas amables.

EL NEGOCIO DE LA GUERRA CONTRA EL EIIL



La ‘pequeña’ guerra de Obama implica para contratistas de la Defensa y mercenarios grandes beneficios y una escasa supervisión. ¿Quiénes podrán multiplicar sus fortunas gracias a la lucha contra el Estado Islámico en Irak y Siria?

¿Quién se enriquece con la ‘pequeña guerra’ contra el Estado Islámico? Esta es la pregunta que plantea en la revista ‘Foreign Policy’ William Hartung, uno de los directores del Centro de la Política Internacional (CIP por sus siglas en inglés), con sede en Washington. Anteriormente esa misma publicación empleó el término ‘pequeña guerra’ para calificar la estrategia de la Casa Blanca en la lucha que lleva a cabo contra los extremistas en el Oriente Medio desde el pasado agosto.

Solo recientemente se ha pronunciado una sentencia contra los mercenarios de la empresa Blackwater que provocaron la matanza de 17 civiles en Bagdad en 2007, y el fundador de la compañía, Eric Prince, propone enviar de nuevo a sus veteranos a combatir el extremismo islámico. La tristemente conocida empresa ha sido rebautizada como Academi y ya no tiene ninguna relación con su antiguo director, pero igual que antes se ofrece para “proteger la infraestructura estratégica” y proporcionar otros servicios armados.

“Cuatro años después de que Estados Unidos iniciara las guerras en Irak y en Afganistán, los contratistas privados superaban en número a las tropas en el campo”, dice Hartung. Además de Blackwater, había contratistas de compañías como DynCorp, Triple Canopy y otras.

La mayor parte de los empleados de esas empresas contratadas por Washington cumplían con misiones más mundanas como servir comidas, construir instalaciones militares o cavar letrinas. Pero había también miles de trabajadores que llevaban armas y custodiaban instalaciones militares, entrenaban a la Policía y a las fuerzas de seguridad iraquíes e incluso de vez en cuando participaban directamente en los combates.

El investigador del CIP considera poco probable que la ‘pequeña’ guerra declarada esta vez por Barack Obama garantice a ese tipo de contratistas una prosperidad comparable a la que les ofrecieron las ya mencionadas campañas militares de la década pasada. No obstante, existen áreas para ganar dinero.

Así, la empresa Triple Canopy ya obtuvo un contrato sin oferta para proteger el Consulado de EE.UU. en Erbil cuando las fuerzas del Estado Islámico estaban a punto de invadir la ciudad el pasado agosto. Ese mismo mes el presidente y jefe ejecutivo del grupo privado de servicios de información CACI International, Kenneth Asbury, declaró a los inversores que algunos de sus contratos con el Gobierno se habían extendido debido a la creciente tensión en Oriente Medio.

Las oportunidades van a aumentar si la guerra en Irak y Siria sigue intensificándose, pronostica el analista. Las estimaciones de los posibles costos de la operación oscilan entre 2.400 y 22.000 millones de dólares para el próximo año. Según la previsión de Gordon Adams, exfuncionario de la Administración de Clinton, solo la guerra aérea podría llegar a costar 20.000 millones de dólares anuales.

Y, estadísticamente, durante las guerras de Irak y Afganistán aproximadamente uno de cada cuatro dólares presupuestarios gastados tuvo como destinatario a contratistas privados.

(Fuente: RT; visto en http://periodismo-alternativo.com/)


ALPARGATA: "LA RUMBA ILLUMINATI"


En cuestión de géneros, el rap ha sido el puntero en la denuncia de la Élite oscura que mueve los hilos del Nuevo Orden Mundial, seguido por algunos grupos "heavy" despiertos (Gamma Ray y Megadeth, con su concienciado David Mustaine al frente, los principales). Con el grupo Alpargata y su humor latino y desenfadado la rumba se suma a este valiente movimiento. Conspiranoia y mestizaje musical a partes iguales.

jueves, 30 de octubre de 2014

LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA RESULTA YA INSOPORTABLE


Tú tranquila, que nos volverán a votar. 
El vergonzoso gesto del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, junto a la ultraderechista, franquista y jefa del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, de no dimitir de forma inmediata, pidiendo perdón al pueblo español, por toda la gentuza que roba y saquea el estado desde su partido, viene a mostrar la imagen más corrupta de la marca España, las miles de tropelías delictivas, que ladrones con nombres y apellidos de miembros, de la ya conocida popularmente como “mafia franquista”, han llevado a cabo durante años, desde los tiempos de la transición democrática, que el genocida dictador, Francisco Franco, dejó atada y bien atada, por supuesto para que sus herederos siguieran robando a manos llenas como hacen ahora, como han hecho siempre, desde que juraron sus cargos, desde que comenzaron a construir una pos dictadura que aún llega a nuestros días, con todo tipo de escándalos de corrupción política, privatizaciones, estafas, saqueos, abusos de poder y otros actos, más propios de la mafia del crimen, que de un supuesto estado de derecho.

Solo la punta del iceberg es la que vamos conociendo, cada vez que un juez sin carné del partido gobernante encarcela a esta gentuza, arriesgándose a una inhabilitación, a una expulsión de la carrera judicial, como ya hicieron con los jueces Garzón y Silva, con el claro objetivo de seguir impunes, que nadie los juzgue, para continuar robando, desvalijando el patrimonio público, servicios esenciales como la sanidad y la educación, que tantos años de luchas y muertes costó construir.

Mira, otro infeliz que se creyó
nuestro programa electoral.
Apenas un 0,0001% de todo lo que se roba en cada administración pública española día por día, es lo que ahora vemos en los medios de comunicación, solo una minucia sale a la luz de todo lo que malversan, de todo lo que sustraen y han sustraído en los últimos cuarenta años desde sus poltronas políticas.

La ciudadanía nos es consciente de la magnitud de una tremenda estafa política, del desfalco cometido al amparo de una Carta Magna diseñada a la medida de todo tipo de cuatreros, de cómo han acabado con lo que podía haber sido una democracia del pueblo para el pueblo, convirtiéndola en un espacio para el crimen y el delito, donde una banda organizada de chorizos de estado se enriquecen, se lucran y se hacen multimillonarios generando hambre infantil, empobrecimiento generalizado, violentos desahucios policiales de familias enteras de sus viviendas, desempleo, suicidios masivos por razones económicas, desesperación, sufrimiento, el inmenso dolor de millones de familias de cada rincón del estado.

Es triste comprobar y enterarte de casos de personas que trabajan jornadas laborales de hasta catorce horas por solo 20 euros, como el caso de un amigo, que cuando le pregunté porque había aceptado ese trabajo en condiciones de semiesclavitud, me contestó, que con ese dinero podía comprar unos cuantos panes y jamón cocido, con los que alimentar durante unos días a sus tres niños que están pasando hambre.

Este pequeño ejemplo ilustra la realidad social y laboral de un país devastado, destruido por bandas de malhechores encorbatados, que no se inmutan ante millones de niños y niñas en situación de desnutrición y exclusión social, que les importa una mierda que la gente se muera en los pasillos de los hospitales, por haberle vendido la sanidad pública a empresas de "la cosa nostra", las que les suministran los sobres y maletines repletos de billetes usados de quinientos euros.

Es la hora de salir a las calles en una Huelga General indefinida, aunque los sindicatos del régimen y la izquierda conformista, cortesana y también corrupta no quieran.

La única salida es una revolución del hartazgo y la esperanza que barra del mapa a estos mafiosos. No queda otra que destruir un sistema criminal o acabarán con nosotros/as en pocos años. Comenzar desde cero reconstruyendo la utopía, la fragancia pura y libre de la libertad verdadera.

(Fuente: http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/)

EL TRATADO TTIP, UNA RENDICIÓN DE LOS GOBIERNOS ANTE LAS MULTINACIONALES (2ª parte)



Nos dicen que que los miembros de la Unión Europea firmaron los principios del TTIP, pero la pregunta es ¿quién los redactó? No hay respuesta; no existe la lista de redactores. Sin embargo, hablan de las bondades del tratado. Un grupo de investigadores calcula en 120 billones de euros al año (aproximadamente 505 euros al año para cada familia europea) el beneficio que aportara el acuerdo gracias al descenso de precios que provocará. Obviamente, los autores del informe son un Think Tank financiado por la banca, aunque son sinceros cuando dicen que esta es la hipótesis más optimista, y que estos resultados se verán hacia el 2027.

Así es que como nos quieren vender la moto, pero la ventaja que tenemos es que conocemos los resultados que han traído acuerdos similares firmados anteriormente. Al principio, empezaron llamando TAFTA al TTIP, pero pronto cambiaron de nombre porque recordaba demasiado a NAFTA (Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte), y la gente no tiene muy buen recuerdo de él, ya que, entre otras cosas, como consecuencia del mencionado acuerdo 2 millones de campesinos y campesinas mejicanas y 28.000 pequeños comercios quebraron ante la imposibilidad de competir con los Estados Unidos. Se calcula, a su vez, que en Estados Unidos se perdieron 682.900 puestos de trabajo debido a este acuerdo.

Otro acuerdo similar a éste es el acuerdo entre Corea y los Estados Unidos de América. Obama dijo que este tratado incrementaría las exportaciones en 10 billones de dólares, y, sin embargo, se redujeron en 3,5 billones. Dijo que se crearían 70.000 nuevos puestos de trabajo y se perdieron 40.000. Lo único que se consigue con estos tratados es concentrar aún más el poder en manos de estas corporaciones transnacionales.

Pero eso no es todo. Lo que la gente más teme del TTIP es la creación del ISDS (Investors to State Dispute Settlements, Tribunal para las disputas de Inversor a Estado). Este tribunal privado ofrece la oportunidad a los inversores para que demanden a un gobierno si creen que sus beneficios (presentes o futuros) han disminuidos debido a la legislación o regulación que dicho gobierno ha aprobado.

Para empezar, las costas de estos juicios son enormes (8 millones de euros de media), a lo que hay que sumar las indemnizaciones que el estado deberá abonar a las transnacionales cuando llegue la sentencia (Ecuador tuvo que pagar 1,1 billones de dólares a Occidental Petrolium por la prohibición de extraer petróleo en un área protegida; una central nuclear sueca ha llevado a juicio a Alemania y solicita 4,2 billones de dólares en caso de tener que detener su producción). Pero es que además, el ISDS trabaja en una única dirección, es decir, es el inversor el que puede llevar a juicio al estado, no al revés. Se protege a las transnacionales, no a los ciudadanos.

Hoy por hoy se dice que en el mundo hay en marcha 560 juicios de este tipo, aunque seguramente haya más. Tampoco sabemos cuáles son las cantidades que se demandan, ya que esa información suele ser secreta. En cualquier caso, lo que queda manifiesto es que estos juicios limitan mucho las regulaciones, ya que una vez que un estado se ve obligado a pagar semejantes cantidades, se lo pensará dos o diez veces antes de volver a promulgar una nueva regulación.

Protección para las industrias, riesgo para las personas

La normativa que se busca armonizar mediante el TTIP, es muy distinta en Estados Unidos y en Europa. En los Estados Unidos de América apenas existe regulación para los servicios y los productos. Todo es comerciable hasta que se pruebe científicamente que es perjudicial. La responsabilidad no recae en la empresa productora, sino en la persona consumidora. Es la consumidora la que debe probar que el producto o servicio es peligroso, para que se prohíba su comercialización en el mercado.

En Europa es justo lo contrario. Es el productor el que debe demostrar que su producto o servicio no es perjudicial para poder comercializarlo. Si existe alguna sospecha el producto o servicio no se podrá comercializar. Por este motivo, muchos productos químicos autorizados en Estados Unidos, no se pueden comercializar en Europa, los transgénicos que se utilizan sin restricciones en Estados Unidos están limitados en Europa... Si se firma este tratado, además de poner en riesgo nuestra salud, todas y todos los pequeños agricultores europeos desaparecerán ante la imposibilidad de competir con una agricultura industrial super-subvencionada en Estados Unidos.

El caso del fracking es clarificador. Como sabéis en el fracking para extraer el gas se utilizan múltiples productos químicos en el subsuelo. Estos productos químicos pueden contaminar los acuíferos subterráneos. ¿Qué hizo Bush? Excluyó a las compañias que se dedicaban al fracking de la normativa para garantizar la calidad del agua potable, es decir, posibilitó a las compañías la utilización de cualquier producto químico, aunque sean contaminantes. Si se contaminan los manantiales, deberán ser las personas perjudicadas las que tengan que demostrar científicamente que esa contaminación es debida al Fracking. Es decir, Bush aumenta la protección a la industria, poniendo en mayor riesgo a las personas, y esto preocupa mucho a la gente.

Con este tratado la Comisión Europea y las corporaciones transnacionales europeas quieren eliminar las normativas que protegen a las personas, pero la ciudadanía no. Las organizaciones sociales y los sindicatos han comenzado a movilizarse y la Comisión Europea se ha dado cuenta de que se va a encontrar con resistencias.

Hace dos años, descubrí por casualidad un informe técnico, Regulatory Cooperation (Colaboración para la Regularización), de los dos lobbys más poderosos a ambos lados del Atlántico (Business Europe y US Chamber of Commerce) en el que se detallaban los pasos a dar y las medidas a tomar para la armonización entre Estados Unidos y Europa. Con el paso del tiempo parecía que este plan había sido arrinconado, pero debido a la contestación que está recibiendo el TTIP, de nuevo se empieza a habla de él. Y ¿qué dice? “Vamos a crear un Consejo de Colaboración para la Regularización entre la Unión Europea y Estados Unidos, independiente del TTIP, de momento, con la intención de ir elaborando una regulación coherente entre Europa y Estados Unidos, a través de los grupos de trabajo que irán relacionándose con los legisladores.”

En mi opinión, lo que esto quiere decir es que al no poder imponer el TTIP en su totalidad, un consejo de este tipo podrá ir adoptando medidas poco a poco, sin tener en cuenta a la ciudadanía y a los legisladores, dejando bien claro que este consejo se mantendrá vivo permanentemente, para ir realizando modificaciones sin fin, mientras la Unión Europea sigue alabando los beneficios del tratado. No sé, habrá que seguir de cerca los acontecimientos.

Para terminar; si nos rendimos ante la presión de las corporaciones, dejando el poder judicial (una parte importante de la democracia) en manos privadas, deberemos preguntarno qué es la Comisión Europea que ha firmado todo esto. ¿Creen que todo ésto es bueno, o no se atreven a hacer frente a Estados Unidos?¿Los dirigentes de los gobiernos que han firmado este acuerdo desconocen sus consecuencias? ¿Son necios o son fuerzas antidemocráticas a las que no les importa nada todo esto?

Este acuerdo es un asalto a la democracia, a la clase trabajadora, al medio ambiente, a la salud de la ciudadanía y al bienestar. La única respuesta posible ante este ataque es levantarse de la mesa, cerrar la puerta y dejar la silla vacía.

(Fuente: http://www.mrafundazioa.org/)

NOAM CHOMSKY SOBRE LOS CRÍMINALES DE GUERRA


Entrevista en profundidad a Noam Chomsky, quien analiza en detalle la doble moral existente entre los países occidentales con respeto a las armas nucleares.

miércoles, 29 de octubre de 2014

ÉBOLA: CÓMO ESCENIFICAR UNA FALSA EPIDEMIA



Jon Rapporport, uno de los investigadores que denunció en su momento el fraude del SIDA, expone las sospechosas similitudes entre aquella falsa epidemia y la actual promoción de una enfermedad que tal vez no sea la causante de las muertes que se le atribuyen, empezando por lo inespecífico de unos test de detección claramente inadecuados, y siguiendo por una simplificación mediática del problema que solo contribuye a alimentar una interesada confusión.

En 1988, cuando terminé mi primer libro, INC SIDA., Scandal of the Century (Escándalo del siglo), yo tomaba notas para una próxima entrevista de radio. Aquí hay un extracto relevante:

“Resulta que no hay absolutamente ninguna razón para decir que el VIH causa lo que se llama SIDA. Una vez que se resta el VIH de la historia oficial, ¿qué queda?

“Un número de personas que presentan una gran variedad de enfermedades y síntomas. Pero sin el VIH, el “pegamento” que les mantenía unidos todo eso se desvanece. Así que ahora tienes gente enferma.

“Los tienes en África, en Nueva York, San Francisco, Haití y otros lugares. Sí, están enfermos y se están muriendo. Pero eso no lo hace que una epidemia, debido a que el pequeño virus que se suponía que estaba en el fondo de todo esto no se encuentra en la ecuación.

“Esto te dice cómo inventar una falsa epidemia. Tomas a muchos enfermos y moribundos, y afirmas que hay un germen que está causando todos los problemas.

“Promueves unas pocas pruebas de diagnóstico que ‘confirmarán la presencia del germen’ y le dices a la gente que debe ser testado sobre su persona.

“Pero las pruebas realmente no confirman la presencia del germen. Son engañosas e inútiles. Por supuesto, la prueba se registrará positiva en muchos casos.

“A estas personas positivas se les dirá que son víctimas de un germen que es la raíz de la epidemia.”

Escribí esto en 1988, y se aplica igual de bien al Ébola, como he demostrado.

Las dos principales pruebas de diagnóstico para el Ébola- el de anticuerpos y el PCR- son completamente inútiles para la verificación de la presencia de millones de virus del Ébola en un paciente – lo cual es lo que necesitas para comenzar a decir que el paciente es un “caso de Ébola”.

En 1988 con el SIDA, y más recientemente con el Ébola, he explicado la lista de factores que podrían hacer enfermar a las personas y matarlos – factores que no tienen nada que ver con el VIH o el virus de Ébola.

En esencia, esta es la forma de crear una falsa epidemia. Muerte real, falsa explicación.

Atas y vinculas juntas a personas que están enfermas y muriendo por diversas razones, y aseguras que todos están muriendo a causa de un Único Germen.

Eso te da una poderosa táctica psicológica, porque las personas siempre están buscando la única cosa unificada que explique toda una serie de hechos inquietantes.

Les das lo que ellos quieren.

Ellos lo compran.

En el caso de “la epidemia del SARS” en 2003, que era “el coronavirus.” Como he mencionado antes, un microbiólogo canadiense que trabaja para la Organización Mundial de la Salud, Frank Plummer, sin darse cuenta que reveló la estafa cuando le dijo a los reporteros , sorprendentemente, que el porcentaje de pacientes con SARS que en realidad “tenían el virus” se reducía de mes a mes.

De hecho, el porcentaje acabó por acercarse a cero.

Este absurdo condición fue debidamente informado en la prensa por los periodistas con inteligencia cero, y todo el mundo siguió adelante, sin saber que una bomba acababa de estallar.

¿Cómo podrían estas personas ser llamadas “casos de SRAS”, cuando la única causa del SARS, “el coronavirus”, no estaba presente en sus cuerpos?

En el caso del VIH, fue incluso peor, ya que las personas que fueron diagnosticadas como “VIH-positivas”, como resultado de las pruebas de anticuerpos inútiles y engañosas, se les dio una droga llamada AZT.

El AZT era un fármaco fallido de quimioterapia depositado en las estanterías de los Institutos Nacionales de Salud de USA. Había estado allí durante casi 25 años.

Se repartió a los pacientes con órdenes de que lo tomaran todos los días por el resto de sus vidas.

Decir que el AZT es altamente tóxico es una gran subestimación. Ataca a todas las células del cuerpo, incluyendo las células del sistema inmune. Así que cuando los pacientes comenzaron a morir como consecuencia de ello, los médicos aseguraron alegremente que “la enfermedad del SIDA se había acelerado” y las muertes no tenían nada que ver con el AZT.

Esto nos da una idea de cómo los criminales médicos pueden apuntar hacia poblaciones específicas.

Por ejemplo, los homosexuales varones en EE.UU. fueron fuertemente promovidos a “hacer la prueba del SIDA.” La propaganda fue implacable. Naturalmente, un porcentaje de los hombres testados dio positivo en, de nuevo, la inútil y engañosa prueba de anticuerpos.

Ellos fueron medicados con lo que equivale a un agente de la guerra química. AZT. Muchos murieron.

A finales de la década de 1990, me dio por hablar sobre el VIH a un grupo de personas en el salón comunitario de un parque en Hollywood. Yo les dije:

Imaginen que este parque es nombrado de repente como el epicentro de un brote de un virus. Todo es una falsificación, pero ahí está. Las autoridades sanitarias piden a sus agentes localizar a todos los que han estado en el parque en los últimos tres meses.

Estos visitantes del parque deben ser testados para determinar la presencia del virus. Por supuesto, la prueba es fatalmente defectuoso. Se muestran resultados positivos para unas pocas docenas de razones, ninguna de las cuales tiene nada que ver con la presencia de un virus.

Esas personas, los visitantes del parque que “dan positivo”, ahora se les ha dado un fármaco el cual es tan tóxico que puede matarles. Mata a muchos de ellos.

A medida que mueren, las autoridades sanitarias les cuentan como víctimas del “virus de Hollywood Park.”

El círculo está cerrado. Las mentiras entrelazadas.

Después de que mi libro, SIDA Inc., fuese publicado en 1988, entrevisté a una investigadora adjunta del mayor estudio jamás realizado sobre el VIH en varones homosexuales, en el en curso Estudio de los Hombres de San Francisco.

Esta pieza de investigación siguió a los hombres que habían sido diagnosticados como portadores del VIH para ver lo que les sucedió a lo largo de muchos años.

Por supuesto, todos ellos estaban tomando AZT. Un gran porcentaje de ellos cayó enfermo y murió.

Pero había un subgrupo de hombres que permanecieron sanos durante 8-10 años y que aún continúan saludables. ¿El denominador común? O nunca tomaron AZT, o dejaron de tomarlo.

Le pregunté a la investigadora por qué los organizadores del estudio no pregonaron este hecho.

Ella dijo que no creyeron que fuera demasiado importante.

¿No era importante? De acuerdo con la “ciencia” convencional , estos hombres deberían estar muertos. No lo estaban. Ellos estaban sanos. No tomaron el fármaco.

Este es el tipo de “ciencia” que se utiliza para reforzar las falsas epidemias. Muerte real, falsa razón.

Un crimen como ningún otro.

(Fuente: https://jonrappoport.wordpress.com/; visto en http://historiaignoradadelahumanidad.wordpress.com/)