viernes, 19 de septiembre de 2014

LA MANO QUE MUEVE AL CALIFATO ISLÁMICO (2ª parte)



Oficialmente, armar y financiar a los muyahidines fue una respuesta a la invasión soviética en diciembre de 1979, por parte del gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, en su libro de memorias titulado From the Shadows, Robert Gates, director de la CIA bajo Ronald Reagan y George Bush padre, y secretario de Defensa bajo los gobiernos tanto de George W. Bush y Barack Obama, reveló que los EE.UU. en realidad comenzaron la operación encubierta unos 6 meses antes, con la expresa intención de atraer a los soviéticos a un atolladero (de forma análoga al modo en que más tarde se hizo creer a Saddam Hussein que tenía carta blanca para ocupar Kuwait).

La estrategia funcionó. Los soviéticos invadieron, y luego los diez años de guerra que siguieron son considerados por muchos historiadores como una de las principales causas de la caída de la URSS. 

Este ejemplo no sólo establece un precedente, sino que además lo que estamos viendo suceder en Irak, Afganistán y Siria en este momento es en realidad la continuación de una vieja historia. Al-Nusra e ISIS son descendientes ideológicos y organizativos de estos elementos extremistas de los que el gobierno de Estados Unidos hizo uso hace treinta años.

EE.UU. luego creó un caldo de cultivo para los extremistas con la invasión de Irak en 2003. Si no hubiera sido por el vacío de poder dejado por la eliminación y ejecución de Saddam, no existiría  ISIS, la rama de Al-Qaeda en Irak. Y si no hubiera sido por el intento de Washington de derrocar a Assad al armar, financiar y entrenar a grupos militantes oscuros en Siria, no hay manera de que el ISIS hubiese sido capaz de asaltar a Irak en junio de 2014.

En cada nivel, no importa como uno lo mire, ISIS es un producto de la política exterior trenzada por el gobierno de Estados Unidos.

Ahora, todo esto puede parecer contradictorio para usted cuando observa el aumento de intensidad de los tambores de guerra contra ISIS y cómo se amplían gradualmente los ataques aéreos contra ellos . ¿Por qué EE.UU. ayudaría a una organización terrorista a establecerse, sólo para atacarla más tarde?

Bueno, ¿por qué la CIA puso a Saddam Hussein en el poder en 1963?, ¿Por qué el gobierno de Estados Unidos volvió a poner en el poder a Saddam en 1980 cuando éste había lanzado una guerra de agresión contra Irán, a pesar de que sabían que estaba usando armas químicas? ¿Por que Estados Unidos financió y armó a los extremistas islámicos en Afganistán contra los soviéticos?

Si observamos con atención, podemos distinguir un patrón. Esta es una estrategia geopolítica de probada eficacia.

¿Yihadistas islámicos con tatuajes del ejército de los E.E.U.U.? Más bien,
ex-soldados reciclados como mercenarios para hacer el trabajo sucio de sus
amos sin tener que cumplir las estipulaciones de la Convención de Ginebra.

Paso 1: Crear un dictador o grupo extremista que luego se puedan utilizar para librar guerras de poder en contra de los opositores. Durante esta etapa, los delitos cometidos por estos apoderados son barridos bajo la alfombra. [PROBLEMA]

Paso 2: Cuando estos personajes desagradables han dejado de ser útiles, es cuando llega el momento de sacar toda la suciedad de debajo de la alfombra y empezar a darle publicidad cotidianamente, las 24 horas del día. Obviamente, esto funciona mejor cuando el público no tiene idea de cómo estos chicos malos llegaron al poder. [REACCIÓN]

Paso 3: Por último, cuando el público prácticamente está rogando que el gobierno haga algo, se propone una solución. Por lo general, ésta consiste en la intervención militar, la pérdida de ciertas libertades, o ambas. [SOLUCIÓN]

ISIS es extremadamente útil. En esencia, han hecho el trabajo sucio de Washington al debilitar a Assad. En 2014, mientras que el ciclo de noticias se ha centrado casi exclusivamente en Ucrania y Rusia, ISIS realizó avances importantes en Siria, y hacia el mes de agosto ya controlaban el 35% del país.

Dado que las bases del ISIS están principalmente en Siria, esto da a los EE.UU. un pretexto para entrar a Siria. Tarde o temprano los EE.UU. extenderán los ataques aéreos al patio trasero de Assad, y cuando lo hagan, los funcionarios estadounidenses ya están dejando en claro que tanto ISIS y el gobierno sirio serán los objetivos. Después de todo, ese es el objetivo inicial. Washington puede permitir que el ISIS capture un poco más de territorio primero, pero el resultado ya está escrito, y desde hace algún tiempo.

El gobierno de Obama ha insistido en repetidas ocasiones que esto nunca va a conducir a poner las botas en el terreno. Sin embargo, la verdad del asunto es que cualquiera que entienda algo sobre tácticas militares sabe muy bien que ISIS no puede ser derrotado solo por los ataques aéreos. En respuesta a los ataques aéreos, ISIS simplemente se dispersará y ocultará sus fuerzas. ISIS no es un poder del Estado establecido que pueda ser destruido golpeando los edificios y la infraestructura clave del gobierno. Estos son guerrilleros que se cortan los dientes en la guerra urbana.

Para debilitarlos significativamente, la guerra tiene que involucrar tropas terrestres, pero incluso esto es una causa perdida. Las tropas estadounidenses podrían ciertamente encaminar a ISIS a las calles hacia batallas callejeras durante algún tiempo, e incluso podría tener éxito en ocupar plenamente Siria e Irak por un número de años, pero con el tiempo van a tener que salir, y cuando lo hagan, lo que vendrá después debería ser obvio.

Los títeres que el gobierno de Estados Unidos ha instalado en los distintos países que ha derribado en los últimos años han demostrado sin excepción ser totalmente incompetentes y corruptos. Nadie a quien Washington coloque en el poder será capaz de mantener la estabilidad en Siria. Punto. En este momento, Assad es el último bastión de estabilidad en la región. Es la última oportunidad que tienen de un gobierno no sectario moderado y la única esperanza de algo remotamente parecido a la democracia en el futuro previsible. Si Assad cae, los extremistas islámicos tomarán el timón, impodrán la "Sharia", y harán todo lo posible para seguir difundiendo su ideología tan lejos como puedan. Ejecuciones masivas, decapitaciones, lapidaciones e incluso la crucifixión de quienes perciben como rivales continuarán siendo la espantosa realidad de una amplia región de Oriente Medio, todo ello gracias a la obtusa e irresponsable política exterior que los E.E.U.U. emprendieron con el nuevo siglo.

(Fuente: http://es.sott.net/)

DOS EJEMPLOS DEL HARTAZGO CIUDADANO RESPECTO A LOS POLÍTICOS


Era cuestión de tiempo que la ciudadanía empezase a reaccionar contra la Casta que, en todas las llamadas "democracias", funciona como una Mafia enormemente celosa de sus privilegios y desleal respecto a sus funciones. Además de "escraches" (que quieren ilegalizar), denuncias (ralentizadas por estar aforados) y otras iniciativas, se vienen dando cada vez con mayor frecuencia reacciones enérgicas y airadas de personas hartas de esta tropa. Traigo al blog dos ejemplos recientes.

El primero de ellos sucedió en Ucrania, región donde el recurso a solucionar los conflictos mediante la violencia está bastante arraigado. El diputado de economía y desarrollo, Vitaly Zhuravsky, salía del parlamento de Kiev tras la votación del acuerdo comercial entre Ucrania y la Unión Europea que ha sido el principal impulsor de las revueltas. Un grupo de manifestantes lo "enganchó" y acabó arrojándolo a un cubo de basura.



El segundo incidente tuvo lugar en Pakistán, donde una aerolínea retrasó su vuelo dos horas por esperar a un ex-ministro, Rehman Malik. Cuando el sujeto compareció, los pasajeros, comprensiblemente indignados, le impidieron entrar al avión.

"VALS CON BASHIR", las heridas que deja la guerra.


Documental animado sobre la matanza de refugiados palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982. Una noche, en un bar, un viejo amigo cuenta al director Ari que tiene una pesadilla recurrente en la que le persiguen 26 perros. Cada noche, el mismo número de animales.

Los dos hombres llegan a la conclusión de que tiene que ver con una misión que realizaron para el ejército israelí durante la primera guerra con el Líbano a principios de los años ochenta.

Ari se sorprende ante el hecho de que no recuerde nada de ese periodo de su vida. Intrigado, decide ver y hablar con viejos amigos y antiguos compañeros dispersados por el mundo entero. Necesita saber la verdad acerca de ese periodo y de sí mismo. Ari escarba cada vez más y sus recuerdos empiezan a reaparecer mediante imágenes surrealistas ...

jueves, 18 de septiembre de 2014

CONTROL SOCIAL: UNA ESCUELA BRITÁNICA TOMA LAS HUELLAS DACTILARES DE SUS ALUMNOS



La Escuela Redhill en Stourbridge (Inglaterra), tomarán las huellas dactilares de sus alumnos, supuestamente para reducir las colas en los almuerzo y “supervisar dietas de los alumnos.”

El sistema requiere que los alumnos presionen con un dedo sobre una máquina que capturará sus datos biométricos, De este modo se identificaran las cuentas individuales de los alumnos.

Según el director, Stephen Dunster, el objetivo es eliminar el dinero en efectivo. De este modo se evitara que los niños manejen monedas o billetes susceptibles de ser robados.

Asimismo, pretenden con este método controlar la dieta de los niños "para asegurarse de que su comida es saludable".

Es curioso como a las nuevas generaciones ya las van introduciendo en el “pago biométrico” y el control hasta de la comida. De esta manera, los jóvenes verían “natural” la desaparición del papel moneda (como ya ha ocurrido en Suecia).

Al parecer, está idea se implanto en EE.UU., concretamente en el Distrito Escolar Puyallup de Washington, donde se gastaron 38.695 dólares en unos dispositivos que mapeaban las venas de la palma de la mano para controlar la identificación de los alumnos en el almuerzo escolar.

Los problemas tecnológicos, la ira de los padres al almacenar datos biométricos de los niños y las leyes que protegen al menor impidieron que el sistema funcionase adecuadamente, pero aquellos que buscan el “dinero-digital” que son los Amos del Mundo, necesitan que el papel desaparezca y las futuras generaciones se adapten.

Hay mucha gente que no tiene tarjetas de crédito o cuentas bancarias … si nos imponen modelos semejantes, ¿Por qué tenemos que pasar por la empresa privada de la banca para mejorar sus beneficios?, acaso los estados no saben que los más necesitados no tienen tarjetas de crédito …

Como véis poco a poco con estas noticias podemos hacernos un retrato robot del futuro a medio plazo.

Control total social, ellos con el tiempo sabrán lo que comes, lo que bebes, donde estás, quienes son tus amigos, tu peso, tu salud, tus ingresos, tus sueños y finalmente tomarán el control de tu libertad… ¿o quizás ya lo han hecho?

(Fuente: Eagnews; visto en Mundo Desconocido)

LAS TRAMPAS DEL "MÁS ALLÁ"




La mayoría de los conceptos religiosos nacieron con el objetivo de darle un sentido trascendente a nuestras vidas.

Al menos esa es la función que, en teoría, deberían tener.

Hablamos de ideas como la reencarnación, la justicia divina o la ley del karma, por poner algunos ejemplos; conceptos que actúan como un bálsamo ante la angustiosa presencia de la muerte, las injusticias de la vida y el dolor.

Pero si los analizamos detenidamente, veremos que muchas de estas concepciones desempeñan una función paralela en nuestra psique.

Y no precisamente liberadora y positiva.

El Sistema ha conseguido subvertir su supuesto sentido original y convertir todas estas creencias en mecanismos sutiles que nos susurran, incesantemente al oído, un mensaje hipnótico con el que minimizan nuestro poder individual y reducen a la mínima expresión el inmenso valor de nuestra existencia.

Una vez instaladas en nuestra mente, se convierten en una continua dosis de anestesia …

LA REENCARNACIÓN Y EL MÁS ALLÁ

Un ejemplo claro de ello son los conceptos de reencarnación o de vida tras la muerte, que han acabado resultando absolutamente perniciosos y perjudiciales para nuestra libertad individual.

Ciertamente, creer que habrá otros niveles de existencia o un “más allá” nos permite aligerar la carga de la propia vida y la angustia existencial.

Eso es innegable.

Pero también nos lleva a relativizar el valor incalculable que tiene “una única vida” y reduce a mera anécdota el “milagro” de vivir en una roca que flota en el vacío del universo.

Estas creencias le restan valor al hecho extraordinario de tener una existencia efímera y sobretodo le restan valor a nuestro tiempo de vida, nuestro más preciado tesoro.

Y quitarle valor a la única vida de la que tenemos constancia, convirtiéndola en “una estación más en el camino” o “en una vida más entre muchas otras”, conlleva también restarle trascendencia a todos y cada uno de nuestros actos y libres decisiones.

Y es que cada decisión que tomas afecta decisivamente al devenir de tu existencia y muchas veces influye en la vida de las personas que te rodean.

Si crees que solo disfrutamos de una sola e irrepetible existencia, cada decisión que tomas adquiere una enorme relevancia, tanto para uno como de cara a los demás.

Sin embargo, si estas convencido de que tras esta vida nos esperan otros niveles de existencia, inconscientemente, tenderás a relativizar la trascendencia de tus decisiones. En tales casos, en lo más hondo de tu fuero interno, siempre concibes la posibilidad de “un mañana” y de una posible redención por tus errores, por terribles que éstos sean.

Así pues, el concepto de reencarnación o de “vida tras la muerte”, a lo que ataca principalmente es a la asunción de responsabilidad sobre los propios actos y decisiones, mediante la relativización de la trascendencia que tienen dichos actos.

Y no olvidemos que asumir la responsabilidad de las propias decisiones y de las consecuencias que éstas provocan, es, de hecho, asumir el propio poder que tenemos como individuos.

Por lo tanto y resumiendo, creer en la reencarnación acaba derivando, en última instancia, en un mecanismo mental que reduce nuestra conciencia de poder individual.

Y ese, sospechosamente, es el objetivo principal que tiene el Sistema: minimizar nuestro poder como individuos.

No deja de ser sorprendente como los mecanismos psicológicos del Sistema siempre consiguen retorcer cualquier concepto hasta convertirlo en una herramienta al servicio de sus fines.

Anestesia contra la rebeldía

Pero ante todo, lo que consigue el concepto de reencarnación o de “existencia tras la muerte”, es reducir el nivel de rebeldía del individuo frente a cualquier tipo de abuso.

Reduce nuestra rebeldía porque, a nivel inconsciente, convierte la opresión o el dolor que sufrimos en la “vida actual” en algo circunstancial, bajo el pretexto de que quizás “más adelante” seremos premiados o recompensados por Dios, por el karma o por la idea “trascendente de turno” que nos hayan inculcado.

Incentivan pues, una suerte de conformismo existencial, una sumisión dócil ante la injusticia y el abuso de los más poderosos.

Sin embargo, todos estos conceptos no fueron creados con este objetivo.

De hecho, no tienen nada que ver con la opresión de la individualidad.

Si nos fijamos bien, veremos que actúan como un factor multiplicador en nuestra mente, que podría manifestarse en dirección totalmente opuesta.

En la psique de una persona sumisa e inconsciente de la propia soberanía individual, el concepto de reencarnación solo multiplica dichos sentimientos, derivando en conformismo existencial.

Pero en manos de un individuo con plena conciencia de sí mismo, de su poder y del inmenso valor de su libertad individual y de su dignidad, estas creencias se convierten en conceptos liberadores, fácilmente asociables a la lucha, a la revolución, a perder el miedo, a pelear incansablemente por la propia libertad y la de los demás, con independencia de las consecuencias que pueda comportar.

En la mente de un individuo libre, el concepto de reencarnación no dejaría lugar para el miedo a la muerte, sino que abriría un espacio para el sacrificio en pos de los ideales más elevados de libertad.

Es curioso ver como un mismo concepto puede ser utilizado para multiplicar actitudes tan opuestas entre sí.

JUSTICIA DIVINA

El concepto de justicia divina es un exponente claro de la cantidad de absurdas contradicciones que nos inculcan las creencias religiosas.

Supongamos que creemos en la existencia de una justicia divina que castigue a los “malvados”.

Eso implica que sabemos quienes son los “malvados”, pues los hemos juzgado como tales.

Y también significa que creemos que Dios pensará lo mismo que nosotros sobre ellos y sus actos, pues los habrá juzgado igual y por ello aplicará su “justicia”.

Y que por lo tanto, nosotros tenemos “la razón” y somos “justos”, pues nuestra opinión es coincidente con la de Dios.

Y llegados aquí, debemos preguntarnos, ¿porqué no aplicamos la justicia nosotros mismos sin tener que esperar a que sea “Dios” quien aplique el castigo?

Al fin y al cabo, hemos juzgado a los malvados bajo los mismos parámetros que Dios y por lo tanto, siendo fruto directo de su creación, habiendo sido forjados a su imagen y semejanza y siendo partícipes directos de sus mismos criterios, no debería representar ningún problema ni conflicto, ¿no?

Sin embargo, cuando alguien razona de tal manera, es cuando se encienden todas las alarmas y desde los púlpitos, los líderes y representantes religiosos, nos gritan airados: “¡No podéis hacerlo!”

Y es que las mismas instituciones que nos hacen creer en un Dios que imparte justicia y castigos a diestro y siniestro, nos han inculcado de forma insistente que solo “él” puede juzgar y castigar de forma justa y que nosotros solo tenemos derecho a acatar la “sentencia” sin rechistar.

Quizás tengan razón, quién sabe …

O quizás solo sea una burda estratagema creada por las religiones para negarle el poder de juzgar y actuar al individuo según su propio criterio, derivando dicho poder, muchas veces, en las propias instituciones que, sin ninguna vergüenza, se presentan como “representantes de Dios en la tierra”.

Porque al fin y al cabo, un individuo que juzga y actúa como Dios ¿para que necesitaría entonces a las instituciones religiosas?

Y lo que es más grave…entonces, ¿para qué necesitaría al propio Dios?

EL KARMA

Con el paso del tiempo, en occidente, este concepto de “justicia divina” se ha visto complementado o incluso sustituido por una reconfortante y anestesiante idea de origen indo-oriental: el concepto de Karma, del “tal harás, tal recibirás”, de la causa y efecto de nuestros actos.

Puede parecer una idea que ayude a la convivencia, un mecanismo de programación mental que, bajo amenaza, limite los abusos que podamos cometer contra nuestros semejantes.

Pero desgraciadamente, la gente a la que calificamos como “malvada” tiene una extraña tendencia a no creer en nada que no sea el ejercicio de la fuerza o el sometimiento inmediato de los demás a su conveniencia, con independencia de la posible aparición posterior de “la ley del karma”.

Es evidente que no temen ningún tipo de castigo. Su único temor es no poder cumplir con sus deseos e impulsos más egoístas. Cuando vemos a gente de este tipo, a la mayoría de nosotros solo nos queda esperar “que algún día reciban lo que se merecen”.

Pero, ¿para qué esperar para castigar a los “malvados” si podemos hacerlo aquí y ahora nosotros mismos?

¿Para qué esperar que los enrevesados, invisibles e indetectables mecanismos del karma equilibren las deudas contraídas?

Si alguien comete un abuso o una injusticia contigo y tienes la posibilidad de actuar inmediatamente, ¿no es altamente educativo y reformador hacerle notar tu “descontento” de la forma que creas conveniente?

¿No le ayudará a reflexionar sobre su actitud hacia los demás?

¿O quizás es mejor permitir que “fuerzas etéreas” apliquen la “justicia” en hipotéticas existencias futuras y permitir que los “malvados” se salgan con la suya aquí y ahora y multipliquen sus actividades hacia otras personas inocentes dada la nula respuesta que obtienen por parte de las víctimas?

Como vemos, el concepto de karma, cuando está mal comprendido, también alberga en su interior el germen de la pasividad, la conformidad y la aceptación del abuso.

Es cierto que los conceptos de más allá, de reencarnación, de justicia divina o de karma resultan ideas reconfortantes o incluso positivas, pues pueden ayudarnos a soportar la angustia vital.

Pero fácilmente se convierten en trampas psíquicas sutiles que nos arrebatan el poder y lo sitúan “más allá” de nuestro alcance.

Pero algún día, incluso los más fervientes creyentes, deberían afrontar la dolorosa pregunta: ¿No será que todas estas ideas nos las hemos inventado nosotros mismos para reducir nuestra angustia existencial y nuestra sensación de vacío?

Que quede claro que no decimos que todos los conceptos religiosos sean falsos.

Cada uno es libre de creer en lo que quiera.

Pero precisamente, este es el punto clave: ser libre


Alguien adoctrinado en una creencia no es libre. Simplemente está programado.

Aunque eufemísticamente a esa programación la llame “fe”.

Esa “fe” no tiene ningún valor. No es nada. Es solo un burdo engaño. Una estafa generalizada.

La auténtica creencia trascendente solo puede surgir del pleno ejercicio de la libertad individual.

Y para hallarla, antes debemos afrontar las preguntas existenciales más angustiosas, a nivel personal, escuchando únicamente nuestra propia voz y enfrentándonos a nuestros temores más profundos.

Aceptar su descarnada realidad con plena conciencia, sin doctrinas ni ideas pre-programadas, por más que estén escritas en antiquísimos libros repletos de supuesta sabiduría ancestral.

Debemos bañarnos en las oscuras y gélidas aguas de ese terror primordial que habita en lo más profundo de nuestra psique y sentir plenamente y sin ambages el insoportable sinsentido de nuestra existencia.

Y una vez aceptada esa realidad, una vez afrontado ese miedo en toda su magnitud, dejando que cale hasta nuestros huesos, cualquier creencia que acabemos adoptando tendrá un auténtico valor, pues surgirá de nosotros mismos, de nuestra conciencia más profunda y no del adoctrinamiento externo del Sistema.

¿Quieres ver “la luz”?

Antes tendrás que arrojarte al abismo … y enfrentarte, de verdad, al mayor de los terrores.

(Fuente: GAZZETTA DEL APOCALIPSIS)

miércoles, 17 de septiembre de 2014

UNA OPORTUNIDAD PARA QUE LA VERDAD SALGA A LA LUZ


En medio del ominoso silencio de los medios de comunicación, hoy miércoles se abren las sesiones de la comisión del parlamento norteamericano, apoyada por el senador jefe de los republicanos Jim Inhofe, que investiga el ataque de bandera falsa contra el consulado norteamericano en Bengasi, Libia, en el que murió el cónsul Stevens, hechos ocurridos el 11-S de 2012.

Hace apenas una semana, aparecían tres guardias de seguridad contratados por la CIA para proteger el consulado, denunciando que el jefe de la agencia les ordenó no defenderla, unos testigos que también aparecen en el libro que asistente del fiscal de Nueva York Andrew McCarthy ha escrito sobre el tema y que, curiosamente, se publica también en estos días previos a la comisión. Tanto Petraus (jefe de la CIA en aquel momento), Hillary Clinton (secretaria de Estado) y Barak Obama (presidente) deberán responder ante el Parlamento sobre la dejación de su funciones para proteger esta embajada … y lo que allí sucedía, pues desde ese lugar se estaban fletando armas, nada más y nada menos, que para el hoy enemigo ISIS/Califato islámico, en Siria.

El libro del ayudante del fiscal revela como Clinton y Petraeus armaron a los islamistas en Siria y Libia.

Las nulas medidas de seguridad en el consulado eran para no atraer la atención; la secretaria de estado denegó el uso de las fuerzas de defensa rápida que hubieran salvado la vida del cónsul. Además existen emails que prueban que Hillary Clinton fue informada de los problemas de seguridad que envolvían al consulado y se abstuvo de intervenir.

(Fuente: Rafapal)

RECUERDA ...




Recuerda...                                          

Que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la Verdad.

Que toma mucho tiempo llegar a ser la persona que deseas ser.

Que es mas fácil reaccionar que pensar.

Que podemos hacer mucho más cosas de las que creemos poder hacer.

Que no importan nuestras circunstancias, lo importante es cómo la interpretamos.

Que no podemos forzar a una persona a amarnos, únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás.

Que requiere años desarrollar la confianza y un segundo destruirla.

Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente.

Que las personas honestas tienen mas éxito al paso del tiempo.

Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor.

Que no importa qué tan lejos he estado de DIOS, siempre me vuelve a recibir.

Que todos somos responsables de nuestros actos.

Que existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo.

Que puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre gozar el momento.

Que a veces las personas que menos esperamos, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles.

Que la madurez tiene que ver más con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido.

Que hay dos días de la semana por los que no debemos de preocuparnos: ayer y mañana. El único momento valioso es AHORA.

Que aunque quiera mucho a la gente, algunas personas no me devolverán ese amor.

Que no debemos competir contra lo mejor de otros, sino competir con lo mejor de mí.

Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida.

Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente.

Que si no controlo mi actitud, mi actitud me controlara a mí.

Que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son ridículos, que tal si me cree?

Que es más importante que me perdone a mi mismo a que otros me perdonen.

Que no importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando.

Que la violencia atrae más violencia.

Que decir una verdad a medias es peor que una mentira.

Que las personas que critican a los demás, también me criticarán cuando tengan la oportunidad.

Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado.

Que hay mucha diferencia entre la perfección y la excelencia.

Que los políticos hablan igual en todos los idiomas.

Que es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mí.

Que al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron la pena son:

Dios, mi familia, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal.

Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias. Hagamos cosas ordinarias, extraordinariamente bien.

Mahatma Gandhi

Publicado en MelodiaCelestial Grupo Yahoo
Cortesía de Silvia Aybar