miércoles, 26 de noviembre de 2014

AEROSOLES EN NUESTROS CIELOS



El siguiente documento es uno de esos análisis de la Realidad cuya importancia escapará a todo el que vive en un universo informativo virtual (ya deba su hipnosis a la prensa, la televisión o a las interesadas consignas del Poder). Sin embargo, para cualquiera que mire al cielo y sepa qué es normal y qué es una anomalía -y la gente del campo nos lleva ventaja en ello por razones obvias- se trata de una llamada de atención sobre el monstruoso experimento global que se está realizando con toda la humanidad como conejillo de indias, y a rebufo de una voluntad de dirigir el clima que no puede sino resultar catastrófica. Esta vez no se trata de ficción: la Élite está jugando a ser Dios y las consecuencias vamos a pagarlas todos. Y los "chemtrails" son un hecho tan evidente como que el sol brilla cada vez menos sobre este castigado planeta.





Estas cuatro imágenes resumen de forma gráfica las operaciones de Modificación Climática (conocido como “Solar Radiation Management“) del espacio aéreo terrestre español desde hace años y en especial los últimos 52 meses.

España forma parte de los Organismos Internacionales clave que promueven esta campaña global de GeoIngeniería/Control Climático (OTAN, ONU, UE, Panel Internacional del Cambio Climático). Cedida nuestra soberanía sobre el espacio aéreo (por lo tanto atmosférico) no le queda a España otra elección que aceptar este tipo de iniciativas de tremendo impacto social, medioambiental y económico. Sin debate científico ni consulta ciudadana.

Estas operaciones son negadas desde el ámbito gubernamental, si bien en países con mayor conciencia social, con democracias más maduras (Alemania, Holanda y Bélgica), se ha iniciado una protesta pública (que los medios pretenden ahogar) y que empieza a llegar a “oídos políticos”. En U.K. han empezado las primeras regulaciones de estas prácticas (desde 2.009), primera manifestación o reconocimiento público oficial de esta práctica conocida como “GeoIngeniería”.



Reflexiones para los años por delante

Nubarrones en el horizonte. La Élite Globalista (ellos se consideran “élite”, el resto algo de culpa con nuestra insidia habremos tenido) ha puesto descaradamente las cartas sobre la mesa desde 9/11 de 2.001, cartas visibles para el que quiere mirar el “tapete”. Si consigues dejar de lado la “programación cognitiva” impuesta por el entorno y no tachar de “conspiranoica” esta reflexión, avanza, si no, plantéate los cimientos de tu visión del mundo. Ahí, poco puedo hacer.

El “Cambio Climático” es un fraude. ¿Existe el Cambio Climático? Sí. ¿Se debe a niveles de CO2 fuera de registro? No. La justificación científica en torno al CO2 como causa del “Cambio Climático” es el corazón de esta “religión fraudulenta”, “pseudociencia”, “ecolojética” del siglo XXI insertada en la mente del ciudadano medio a base de repetición en los canales de “programación cognitiva” (Hollywood, medios de “comunicación” controlados, “think-tanks” y fundaciones con intereses corporativos, políticos “gurús” con intereses de negocio, etc.) Una buena mezcla de autoculpamiento (por tu voraz consumo) y de miedo al desastre y escasez de recursos son los dos paradigmas base que insertarán en tu “sistema operativo”. No olvides, “SOSTENIBILIDAD” es el sello de los nuevos tiempos. El despliegue mediático no tiene precedentes, ya que es de escala global. Recuerda, estás en una “matriz de control” donde la realidad que percibes es aquella creada por otros. Afortunadamente, en un mundo creado desde la MENTE, nada nos hace distintos a unos de otros (a pesar de las limitaciones materiales: dinero, poder, bienes, etc.), solo las limitaciones que nos autoimponemos barren nuestras posibilidades.

Hegel es francamente apreciado entre la élite globalista. De hecho, es conocido que aquellos que la integran, por ejemplo en plena visita de Estado entre mandatarios, suelen hacer una emotiva visita a su sepulcro en el cementerio Dorotheenstädtischer de Berlín (donde le acompañan otras joyas de la intelectualidad alemana: H.Mann, J.G.Ficthe, A. Zweig, etc.)

Él, Hegel, llevó a plétora la necesidad de colocar al Estado (hoy mejor entendido como Estado-Corporación) en el punto más elevado de la Sociedad en una relación muy particular con el individuo/ciudadano quien jugaría, desde su visión, un papel de sumisión, adaptativo, dócil ante la tutela y dirección del Estado-Corporación. 

En particular propuso el enfoque “Tésis-Antítesis-Síntesis” como el apropiado para materializar esta visión. En dicho acercamiento, la “tésis” representa el escenario de partida, la “antítesis” el escenario de cambio (“estado original” modificado), y, por último, la “síntesis”, el escenario final que reconcilia los dos escenarios previos (tésis y antítesis).

Este enfoque filosófico ha sido y es hoy base de filosofías de Estado y de Gestión Empresarial, en definitiva, de gobernanza colectiva.

¿Un ejemplo gráfico? La Unión Europea:

Tésis (“Escenario de Partida”): una Europa unida, la UNIÓN EUROPEA. Recorrido histórico: “Tratado de Roma” (1.957, Tratado de Funcionamiento de la Unión), “Tratado de Maastrich” o “Tratado de la U.E.” (1.992) y “Tratado de Lisboa” o “Constitución Europea“.

Antítesis (“Escenario de Cambio”): “Crack de 2.008“. Crisis hipotecaria, financiera y de deuda soberana. Diagnóstico: necesidad de una mayor unidad, convergencia y armonización.

Síntesis (“reconciliación” de tésis/antítesis): Unión Fiscal y Bancaria. La “soberanía nacional” (ya ante mermada en la “tésis”) completamente diluída en el gobierno centralizado de la Unión Europea.

Este es el esquema básico, siempre matizable y enriquecible. Es frecuente que la síntesis, una vez madurada y consolidada, sea la tésis del siguiente ciclo (histórico, político, económico, social); y que los tres escenarios sean propiciados o promovidos por el mismo agente interesado (aquel que sustenta el control, para Hegel, el Estado; hoy Estado-Corporación).

¿Teoría del Caos?, ¿comportamiento cíclico?, ¿orden dentro del desorden?, ¿sistemas complejos? Quizás muchas veces infravaloremos el poder del intelecto humano. Y quizás la élite demande hoy más que nunca una muestra de atención y reconocimiento a su “brillante” despliegue intelectual. Pero eso sería caer en su misma “psicopatía”/”sociopatía”, que no esconden, y que parece estar enraizada ya en nuestra ADN psicológico como especie humana.

La aplicación del modelo “Tésis”, “Antítesis” y “Síntesis” en el ámbito de la Ecología vinculada al Cambio Climático, es el siguiente:

Tésis (“Escenario de Partida”): una ecología limpia, saludable, el Hombre en equilibrio con la Naturaleza (antes de 1.900)

Antítesis (“Escenario de Cambio”): Desequilibrio de los patrones climáticos naturales. Acción voraz, contaminadora del Hombre (culpa). Por acción-reacción el ecosistema se vuelve un entorno hostil para el Hombre (“doctrina del shock” centrado en el desastre, miedo a la escasez o incertidumbre entorno a la supervivencia en el futuro inmediato).

Síntesis (“reconciliación” de tésis/antítesis): Cultura de la “Sostenibilidad” como un elemento guía de una Gobernanza Global, con implicaciones en todas las áreas restantes (economía, política, educación, etc.)

Es fácil entender la “tésis”. Antes de 1.900, aproximadamente, los registros históricos de los últimos 2.000 años hablan de un correcto balance de las variables claves involucradas en los tres ecosistemas (aéreo, terrestre y sub-suelo), estando muy bien identificados los ciclos naturales dependientes, principalmente, de la actividad solar.

Dichos registros nunca hablan de una correlación directa entre “EFECTO INVERNADERO” y niveles excesivos de CO2. Tenemos calentamientos previos del planeta no lejanos en el tiempo con niveles normales de dióxido de carbono atmosférico, y lo paleoclimatólogos, que rastrean épocas mucho más lejanas en el tiempo, confirman la invalidez de que el aumento de niveles de CO2 sea el motor de períodos de calentamiento. Recuerda que en el Panel de Científicos vinculados al Cambio Climático hay muchas, muchas voces discordantes con el discurso oficial que sirve de soporte científico para justificar las acciones correctivas o mitigadoras propuestas. Lógicamente esto es obviado por los canales de información. En GEOCONTRA analizaremos en el futuro algún que otro “paper” de estos especialistas que no se adhieren a este diagnóstico científico dirigido.

La antítesis es obvia. Desde hace unos 15/20 años hay un escalado en el número y niveles de devastación tanto de los desastres ecológicos provocados por el hombre ( Exxon Valdez, Prestige, BP Oil, ect.) como los desastres atribuídos a la Naturaleza (terremotos, maremotos y tsunamis, erupciones volcánicas, etc.), muchos de ellos con “sello humano” (¿geoterrorismo?, las tecnologías están ahí).

Si los niveles de CO2 no son el motor del “Efecto Invernadero”, ¿a qué debemos atribuir el Cambio Climático existente? La respuesta es como “el elefante en la habitación”: la GEOINGENIERÍA. 

¿Cómo es posible, cuando los gurús hoy de esta disciplina, David Keith (Univerdidad de Calgary, Alberta) y Ken Caldeira (Standfors University, Carnegie Foundation) la proponen como solución al Cambio Climático?, ¿no se supone entonces que si proponen a la GeoIngeniería como medida correctiva o mitigadora es que no ha estado o no está en práctica hasta ahora?

Bueno, pues aquí está la operación de control mental encubierta por parte de la comunidad científica y del think-tank asociado que trabaja para la consecución del escenario de “síntesis” perseguido o deseado por la Élite Globalista.

La GeoIngeniería empieza como disciplina asentada, como práctica formal, ya con unos ciertos fundamentos científicos (los “rainmakers” ya operaban en el siglo XIX, pero con poco fundamento), después de la segunda guerra mundial. Durante estas séis décadas se han desarrollado al máximo (Unión Soviética, USA, Israel y China fundamentalmente) tecnología, equipos, materiales, compuestos químicos, procesos y procedimientos, etc.; que han permitido al Hombre alterar los patrones naturales del ecosistema natural. Por lo que, en paralelo a su acción calamitosa y contaminadora, ha intervenido en los procesos naturales (desde el mero “efecto mariposa” hasta operaciones de gran escala), generando además ya un “efecto respuesta” de alto impacto por el propio ecosistema natural; una consecuencia perseguida y alineada con la “doctrina del shock” que debe CONCIENCIAR al conjunto de la población sobre la necesidad de avanzar hacia una SOLUCIÓN GLOBAL.



La “Solución Global” permitirá implantar en el futuro próximo (horizontes habituales: 2.020, 2.025, 2.050, etc; según evolucionen las operaciones) el escenario de síntesis, ese decir, un Nuevo Orden Mundial con una Gobernanza Planetaria Integrada en términos de ecología (sostenibilidad).

No pierdas de vista que los mismos que provocan el escenario de cambio o conflicto (antítesis: Cambio Climático) son los que sustentarán el control de dicha gobernanza en el estadio posterior de reconciliación o síntesis. En definitiva, la Civilización es conducida dócilmente de etapa en etapa, siempre en línea con la visión estratégica y al servicio de los intereses de un reducido porcentaje de la población mundial (¿2%?) que sustenta el recurso financiero y la llave tecnológica.



¿Unas pinceladas del escenario de síntesis basado en la Sostenibilidad? Aquí en España por ejemplo, tienes una muestra muy evidente con la implantación (exigida por Brusela, U.E.) del “sello verde” o “calificación energética” a cualquier inmueble residencial (entre otros) construído antes de 2.007. Se trata ni más ni menos que de una impuesto o tasa, cuyo importe viene determinado por el grado o calidad de tu adaptación (como individuo o empresario) al nuevo paradigma impuesto desde lo alto de la pirámide, y en cuya configuración no has participado (lógicamente la U.E. está lo más lejos posible de ser un organismo de índole democrática, ya que la Comisión y el Consejo no son representativos o elegidos y el Parlamento Europeo tiene nulas atribuciones).

¿Mi visión para este escenario? En términos de negocio, eliminar la “libre competencia” en beneficio de las grandes corporaciones en cada rama industrial. La Élite no cree, ni quiere, la libre competencia de mercado; su obsesión patológica por el control les lleva a políticas de concentración empresarial/corporativa (monopolio u oligopolio). Las tasas e impuestos verdes que ya se diseñan e implementan pretenden emprobecer y eliminar la dinámica empresarial de la clase media (generadora de empleo, creativa y emprendedora, librepensadora, humanista, etc.)



¿Mi percepción integral? Hoy asistimos a una convergencia globalizadora insana en tres áreas clave: económica (consolidación o unión fiscal, bancaria; política económica única), científico-tecnológica-ambiental (tecnología de última generación fuera del circuito público/civil/comercial, con una ciencia no al servicio del Ciudadano; y una cultura popular del “soft ecology” o “sostenibilidad blanda”) y político-religiosa (unidad de todos los credos -¿bajo Roma?-, con un evento catalizador deseado por parte de la Oligarquía: probablemente un conflicto militar global involucrando a todos los países divididos en dos bloques: USA, CAN, UE, AUS, NZ, Arabia Saudí, Emiratos, etc. y RUS, CHINA, INDIA, PAK, BRA, etc.)

El único fin de este post es alumbrar luz sobre el estado real de los asuntos clave que nos deben importar, no el caso del pequeño Nicolás, ni la sucesión de Rajoy o los brotes verdes que ya no vendrán (todos ellos cortinas de humo sabiamente interpuestas entre nosotros y la realidad). España empezó a perder su soberanía como país con su entrada (indiscutida e indiscutible) en uno de los canales de globalización de los tres ideados por la Élite (centrales a la filosofía de la Trillateral Commission): la Unión Europea. Hemos modificado nuestra Constitución para atender la demanda de nuestros “lores”/acreedores (aquellos que nos otorgan crédito, no sólo financiero). Una vez dentro de la “red” es francamente difícil salir, mejor “mal acompañado que solo” saben los líderes que nos gobiernan (por eso “Europa y solo Europa”). Pero en esa “red multicapa” está la OTAN, y está Naciones Unidas, y muchas otras más a la que entregamos nuestro mejor trabajo reciente: la Transición Democrática. En este marco, no parece quedar otra opción que conformarse con asistir pasmado ante el despliegue de las operaciones de GeoIngeniería o Control Climático sobre nuestro país, que ya están teniendo un impacto directo en nuestro patrimonio ecológico y en la salud de la población.

Aún así, cuento con el carácter indomable y combativo que caracterizó a las poblaciones de Iberia en su lucha contra la “élite globalizadora” de hace 2.000 años: el Imperio Romano. Hoy el “aglomerante” globalizador tiene mucho más empuje y medios, y es más ambicioso. ¿Quizás se trate del mismo ente 2.000 años después? Sé que sí. Saludos.

(Fuente: http://geocontra.wordpress.com/)


10 FOTOGRAFÍAS ABSOLUTAMENTE INEXPLICABLES


"CON EL CULO AL SOL", LA TRAMPA DE LA ENERGÍA SOLAR EN ESPAÑA


Miles de familias españolas y decenas de inversores internacionales que invirtieron en energía solar denuncian que han sido estafadas por el gobierno.

¿Qué respuesta les ha dado la justicia?

¿Quién mueve los hilos de las políticas energéticas en España?

¿Por qué nuestro país renuncia a su principal recurso energético?

¿Es la política energética de los gobiernos de España un caso más de corrupción de estado?

¿Quién teme a la fotovoltaica?

¿Es el Reino de España un lugar fiable para los inversores extranjeros?

¿Por qué estos asunto no aparecen en los medios de comunicación?

Este reportaje es la respuesta a estas preguntas.

martes, 25 de noviembre de 2014

ALCÁSSER, CASO ABIERTO: ¿QUIÉNES FUERON LOS AUTORES?


El viernes 13 de noviembre de 1992 tres niñas fueron secuestradas en el pueblo alicantino de Alcasser para convertirse en las víctimas de un sádico ritual de los que sirven de entretenimiento a gente poderosa que hasta hoy ha salido impune. Su cruenta tortura y muerte fue grabada en un video cuya existencia niegan los poderes públicos, pese a que se les ha hecho llegar. Es lo que, con rabia e indignación, relata Juan Ignacio Blanco (Periodista, investigador y criminologo), quien lleva años buscando que la verdad salga a la luz. El pasado dia 20 el programa radiofónico "Luces y sombras" puso sus micrófonos a disposición de esta voz, que tras tanto tiempo, calumnias e incomprensión, aún no se ha rendido.

LA HUELLA DE LOS TEMPLARIOS EN EL DEVENIR DE LA HISTORIA (1ª parte)



Durante miles de años los descendientes de la Hermandad de Babilonia han creado una extensa red de sociedades secretas interconectadas para hacer cumplir sus planes, que han incluido guerras y crisis económicas, con el objetivo puesto en un Nuevo Orden Mundial. Para ello, y de una manera coordinada, han estado manipulando los gobiernos y las vidas de la Humanidad. Estas redes se apoderaron del control de las instituciones que han representado el poder real, político y religioso, incluyendo la creación de los Estados Unidos, que aparentemente todavía está al servicio de la Hermandad Babilónica en Londres.

Tres de las más importantes de las sociedades secretas surgieron públicamente durante el siglo XII. Todavía existen en la actualidad y tienen entre sus miembros las máximas personalidades de la política mundial, la banca, los negocios, el ejército y los medios de comunicación. Estas sociedades secretas son los Caballeros Templarios, los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén y los Caballeros Teutónicos.

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón, también llamada la Orden del Temple y cuyos miembros son más comúnmente conocidos como caballeros templarios, fue una de las más poderosas órdenes militares cristianas de la Edad Media. Se mantuvo activa durante poco menos de dos siglos. Se supone que fue fundada en 1118 o 1119 por nueve caballeros franceses liderados por Hugo de Payens, tras la Primera Cruzada. Su supuesto propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista. La orden fue reconocida por el patriarca latino de Jerusalén, Garmond de Picquigny, quien les impuso como regla la de los canónigos agustinos del Santo Sepulcro.

Aprobada oficialmente por la Iglesia católica en 1129, durante el Concilio de Troyes, la Orden del Temple creció rápidamente en tamaño y poder. Los caballeros templarios empleaban como distintivo un manto blanco con una cruz paté roja dibujada en él. Militarmente, sus miembros se encontraban entre las unidades mejor entrenadas que participaron en las Cruzadas. Los miembros no combatientes de la orden gestionaron una compleja estructura económica dentro del mundo cristiano. Crearon, incluso, nuevas técnicas financieras que constituyen una forma primitiva del moderno sistema bancario. La orden, además, edificó una serie de fortificaciones por todo el mar Mediterráneo y Tierra Santa.

David Vaughan Icke es un escritor y conferenciante británico. Desde 1990 se ha dedicado a buscar “quién/quienes controlan el mundo” y a escribir libros y artículos polémicos. Icke ha sido reportero, presentador deportivo, y portavoz del Partido Verde del Reino Unido. También es autor de más de veinte libros, en los cuales explica sus puntos de vista junto a los resultados de sus indagaciones sobre diferentes temas, principalmente referidos al supuesto control mundial por unos pocos seres humanos y con especial hincapié en los Illuminati, en su mayoría magnates y miembros de diferentes realezas, actuando conjuntamente con seres extraterrestres, los cuales llevarían ejerciendo su dominación sobre la humanidad desde sus albores.

Según Icke, hay una fuerza oculta que controla a la humanidad. Los llama Illuminati, aunque reconoce que es una sociedad secreta sin nombre, que podría basarse en la llamada Hermandad de la Serpiente o Hermandad de Babilonia. Esta sociedad secreta u “hombres en las sombras” tienen una agenda que tiene como principal objetivo la instauración de un gobierno mundial de corte fascista; una dictadura controlada por las élites mundiales, muy en línea con lo descrito por George Orwell en su novela 1984. Esta elite mundial está conformada por varias familias poderosas, dentro de las cuales Icke posiciona a los Bush, los Rockefeller, los Rothschild y la familia real de Inglaterra, entre otros. Además argumenta que todos tienen la misma línea sanguínea, que viene esparciéndose por las aristocracias mundiales desde los reyes de Sumeria hasta los actuales. Este artículo se basa, en gran parte, en su libro “El Mayor Secreto”.

El éxito de los templarios se encuentra estrechamente vinculado a las Cruzadas. La pérdida de Tierra Santa derivó en la desaparición de los apoyos de la orden. Además, los rumores generados en torno a la secreta ceremonia de iniciación de los templarios crearon una gran desconfianza. Felipe IV de Francia, fuertemente endeudado con la orden y atemorizado por su creciente poder, comenzó a presionar al papa Clemente V con el objeto de que tomara medidas contra sus integrantes. En 1307, un gran número de templarios fueron apresados, inducidos a confesar bajo tortura y posteriormente quemados en la hoguera. En 1312, Clemente V cedió a las presiones de Felipe IV y disolvió la orden. Su brusca desaparición dio lugar a especulaciones y leyendas que han mantenido vivo el nombre de los caballeros templarios hasta nuestros días. Los Caballeros Hospitalarios han cambiado su nombre varias veces, ya que se llamaron los Caballeros de Rodas y actualmente son los Caballeros de Malta en su versión católica, mientras que en su versión protestante son conocidos como los Caballeros de San Juan de Jerusalén. Como Caballeros de Malta su cabeza oficial es el Papa y sus oficinas centrales están en Roma. Como Caballeros de San Juan están ubicados en Londres y su cabeza oficial es el Rey (o Reina) de Inglaterra. Las alas católica y protestante son de hecho la misma organización al más alto nivel.

Los Caballeros Templarios supuestamente fueron constituidos aproximadamente al mismo tiempo en 1118, aunque esto podía haber sido al menos cuatro años más temprano y fueron primero conocidos como los Soldados de Cristo. Los Templarios están rodeados de misterio y contradicción, pero es conocido que dedicaron la orden a la “Madre de Dios“. Los Caballeros Templarios promovieron una imagen cristiana como una cobertura y por tanto la Madre de Dios se creyó que era María, la madre de Jesús. Pero para aquellas sociedades secretas la Madre de Dios es un símbolo de Isis, la virgen madre del Hijo de Dios egipcio, Horus, y la esposa del dios del Sol, Osiris, según la mitología egipcia. Isis, a su vez, es otra denominación para la Reina Semíramis, madre de Tammuz y esposa de Nimrod, monarca mítico de Mesopotamia, mencionado en el capítulo 10 del libro de Génesis, quien además figura en numerosas leyendas. Isis / Semíramis también es conocida por otros nombres en las varias regiones. Entre estos nombres podemos destacar a Barati, Diana, Rea, Minerva, Afrodita, Venus, Hécate, Juno, Ceres o Luna. Se dice que representan simbólicamente a la Luna y a la energía femenina.

Todos estos nombres están inspirados en Ninkharsag, la “Diosa Madre” de los Anunnaki. Una serie de dioses antiguos, como Nimrod / Osiris, representan el poder del Sol, lo masculino. Éste era el conocimiento en base al que los Templarios fueron fundados y su inspiración de origen fenicio / ario puede ser vista en su símbolo de la cruz roja sobre un fondo blanco, la cruz de fuego o símbolo del Sol de los fenicios. Asimismo esta cruz está representada en la bandera de Inglaterra. Los templarios afirmaron haber tenido como objetivo proteger a peregrinos en Tierra Santa, pero durante los primeros nueve años parece que había sólo nueve caballeros, lo que no aportaría mucha protección. De hecho, parece que fueron constituidos como protectores y ala militar de una sociedad secreta llamada la Orden de Sión, posteriormente conocida como el Priorato de Sión. La palabra Sión viene de Siona, el antiguo nombre sánscrito / ario para representar el Sol. Entre los posteriores Grandes Maestres del Priorato de Sión estaba el genial Leonardo da Vinci, quien fue patrocinado por los Médicis, la familia de la Nobleza Negra Veneciana y representantes de la Banca. Se dice que también patrocinaron a Cristóbal Colón.

Entre los más importantes patrocinadores iniciales de los Templarios estaba San Bernardo, el fundador de la orden Cisterciense, así como la familia francesa St Clair, que posteriormente se convirtió en la familia escocesa Sinclair después de que se instalaron en Escocia luego de la invasión normanda de Gran Bretaña por Guillermo el Conquistador en 1066.

Guillermo I de Inglaterra (1028 – 1087), más conocido como Guillermo el Conquistador y a veces llamado Guillermo el Bastardo, fue el primer rey de Inglaterra de origen normando, con un reinado que se extendió desde 1066 hasta su muerte en 1087. Descendiente de vikingos, desde 1035 fue duque de Normandía con el nombre de Guillermo II. Tras una larga lucha por afianzar su poder, hacia 1060 su dominio sobre Normandía estaba consolidado y por ello comenzó a planear la conquista de Inglaterra, que inició en 1066. El resto de su vida estuvo marcada por incesantes luchas por el mantenimiento de sus posesiones, tanto en Inglaterra como en el norte de Francia, y por las dificultades con su hijo primogénito. Guillermo era hijo de Roberto I, duque de Normandía, y de su amante Arlette de Falaise. Su condición de hijo ilegítimo y su juventud le causaron numerosas dificultades cuando sucedió a su padre, así como la anarquía que se extendió por sus dominios en los primeros años de su reinado. Durante su infancia y adolescencia los nobles normandos lucharon entre sí tanto para controlar al joven duque como para beneficio propio. En 1047 Guillermo sofocó una rebelión y comenzó a afianzar su poder sobre el ducado, un proceso que no culminó hasta 1060. En la década de 1050 contrajo matrimonio con Matilde de Flandes, con lo que consiguió un poderoso aliado en el vecino condado de Flandes. En esa misma época Guillermo situó a varios de sus partidarios como obispos y abades de la iglesia normanda. La consolidación del poder le permitió expandir sus horizontes y en 1062 se aseguró la provincia vecina de Maine.

Desde la década de 1050 Guillermo era pretendiente al trono de Inglaterra, entonces en manos de su primo Eduardo el Confesor, que no tenía descendencia. Sin embargo, no era el único que codiciaba la corona inglesa, pues tenía un poderoso rival, el conde inglés Haroldo Godwinson. Éste fue nombrado como su sucesor por el propio rey Eduardo en su lecho de muerte en enero de 1066, pero Guillermo argumentó que el rey de Inglaterra le había prometido en el pasado que el trono sería suyo y que el propio Haroldo había jurado apoyarlo. Por ello, el duque normando puso en marcha la intervención militar y preparó una gran flota y un poderoso ejército que desembarcó en el sur de Inglaterra en septiembre de 1066 y derrotó a las fuerzas de Haroldo en la batalla de Hastings el 14 de octubre. Guillermo fue coronado rey de Inglaterra en Londres el día de Navidad de 1066. Tras realizar las gestiones necesarias regresó a Normandía en 1067, pero en los siguientes años se produjeron numerosos alzamientos militares ingleses contra los invasores normandos, que no fueron completamente sofocados hasta 1075.

Los últimos años de la vida de Guillermo estuvieron protagonizados por las dificultades en sus dominios del norte de Francia, por problemas con su hijo mayor y por diversas amenazas de invasión de Inglaterra por parte de los danos, una tribu germánica septentrional, de Escandinavia. En 1086 Guillermo ordenó la creación del libro Domesday, un exhaustivo registro de la propiedad de todas las tierras de Inglaterra y sus formas de explotación. El rey Guillermo murió en 1087 mientras estaba en una campaña contra sus enemigos en el norte de Francia y fue enterrado en Caen. Su reinado de Inglaterra estuvo marcado por la construcción de un gran número de castillos y fortalezas para afianzar su control, el asentamiento de la nueva nobleza normanda en la isla y el cambio total en la composición del alto clero inglés. No intentó integrar todas sus posesiones en un solo imperio, sino que prefirió administrarlas por separado. A su muerte los dominios fueron divididos: su hijo mayor Roberto se quedó con Normandía y su segundo hijo, Guillermo, con Inglaterra. Los St Clair / Sinclairs pertenecían a la Hermandad de Babilonia y el conocimiento de sus planes era el gran secreto mantenido por la élite de los templarios. El primer Gran Maestre de los Caballeros Templarios fue Hughes de Payens, que se les unió en 1124. Era un noble francés, aliado del Conde de Champaña, y estaba casado con una mujer escocesa de descendencia normanda llamada Catherine St Clair. El primer centro Templario o fuera de Tierra Santa fue construido en la propiedad de los St Clair en Escocia.

(Fuente: http://oldcivilizations.wordpress.com/)

LOS SECRETOS OCULTOS DEL DINERO (Ep. 2): "LAS 7 ETAPAS DE UN IMPERIO"


lunes, 24 de noviembre de 2014

PINK FLOYD: CUANDO LOS HÉROES REGRESAN PARA DECIR ADIÓS




Desde que se anunció la edición de "The Endless River", un album con material inédito de uno de los grupos fundamentales de la era rock, mi nivel de ansiedad -como el de muchos seguidores de la banda- se disparó a niveles pavlovianos. El pasado dia 10, al publicarse el disco, al fin pude medir mis deseos con la realidad. ¿Ha merecido la pena la espera? Después de dos semanas de atentas audiciones, contesto a ello, aunque no con brevedad.



Una espera, por cierto, bien larga, pues han transcurrido 20 años desde "The division bell", un album agridulce, tal vez sobreproducido, pero en el que todavía latía ese "algo" que hace que cada escucha de Pink Floyd constituya un viaje sonoro impredecible, siempre pleno de sensaciones. Según se iban difundiendo por la Red datos novedosos acerca de lo que se avecinaba, las expectativas iban atemperandose: se trataría de un disco isntrumental, hecho de descartes de lo que se grabó en 1993-1994 durante las sesiones de su último album, y el protagonismo correría a cargo de los teclados del desaparecido Richard Wright, un músico discreto ensombrecido por el talento de un Roger Waters (bajista y letrista) con las ideas siempre en ebullición -y que durante su última etapa en el grupo consideró este un mero vehículo para su expresión personal-, y del guitarrista David Gilmour, sin duda el más reconocido instumentista del cuarteto (colaborador ocasional, como músico de sesión, de gente como Paul McCartney, Bob Dylan, Alan Parsons, Paul Young, The Orb. etc.)

Richard Wright (1943 - 2008), teclista de la banda Pink Floyd.

Hubo una etapa del grupo, la situada entre 1968 y 1979, en que los egos de Waters y Gilmour pudieron equilibrarse, con el resultado de que el grueso de la producción de Pink Floyd en aquellos años construyó la leyenda que hoy todos recordamos: la superación de la dolorosa marcha del líder inicial, un visonario Syd Barret al que el ácido malogró sumiéndole en una paranoia crónica, los lisérgicos e impredecibles experimentos sonoros que arrastraban al oyente a un espacio interior desestructurado de una dolorosa belleza -experimentos que incluyeron la grabación de un album con orquesta clásica en 1970 (el deslumbrante "Atom Heart Mother") o colaboraciones en ballets y bandas sonoras-, el increíble éxito de su "Dark side of the Moon" (1972) -que permaneció nada menos que 736 semanas en la lista Billboard de los más vendidos, siendo el segundo disco de mayores ventas de la historia- que los catapultó a la condición de superbanda y a llenar estadios, y la progresiva sofisticación de su sonido, respecto al que siempre mantuvieron la más alta exigencia: huyeron siempre del "play back" que era casi norma en los 70, no perdiendo jamás un ápice de su autenticidad.

El grupo, ante la imagen de su album mas exitoso:
"The dark side of the moon"
Tras la apoteosis que supuso "The dark side of the moon" -una lúcida reflexión sobre la fina linea divisoria entre la "normalidad" y la locura- las grabaciones del grupo se espaciaron cada vez más, proceso durante el que editarían los otros tres albumes sobre los que los aficionados nunca dejarán de discutir cuál podría rivalizar con aquél como obra maestra del grupo: "Wish you were here" (1975), un amargo balance de las servidumbres a las que les obligaba su condición de superestrellas; "Animals" (1977), basado en la "Granja animal" de George Orwell y donde mostraban que podían ser más ácidos que ninguna banda del entonces pujante movimiento "punk", y el doble "The Wall", auténtico exorcismo musical de un cada vez más neurótico Waters y donde la educación, la pareja, el belicismo, la sobremedicación, y muchas otras constantes sociales son puestas en solfa.

La irrepetible tetralogía que forman los cuatro albumes se enmarcaba, como puede deducirse, en lo que se dio en llamar "album conceptual", un experimento por el cual todas las canciones formaban una secuencia lineal en torno a una idea, o, como "The Wall", a una historia.

Tras "The Wall" el grupo como tal se rompe, constituyendo las tensiones entre Waters y el resto del grupo tema para otra entrada. Lo singular es que el disco como tal es un éxito rotundo, aunque no tanto la gira que lo presenta (y tras la que Waters llegó a expulsar a Rick Wright, erigiéndose en una especie de voluntad única de la banda). Para la mayoría del público el album quedará asociado no tanto a unos conciertos escasos en número, sino al sorprendente y casi experimental film de Alan Parker que en 1982 pondrá en imágenes la torturada introspección realizada por el bajista.

David Gilmour (guitarra) y Nick Mason (batería) a dia de hoy
Tras un disco mal promocionado y peor recibido -"The final cut" (1983)-, y que era más un disco en solitario de Waters que una obra grupal, sobreviene el silencio. Los miembros del grupo se entregan a sus carreras en solitario hasta que Gilmour reúne a Wright y al batería Nick Mason y, ahora como trío, resucitan en 1987 la franquicia "Pink Floyd" con la oposición de un litigante Waters, y un disco -"A momentary lapse of reason"- y una gira apabullantes.

La tercera encarnación de Pink Floyd es la responsable tanto de "The division bell" (1994) como de este "Endless River" al que por fin llegamos. Un disco de sonido impecable, extraordinariamente limpio -producción del ex-Roxy Music Phil Manzanera- al que la crítica y los fans más exigentes no han dejado de innumerables "peros" decididamente matizables.

En primer lugar está el carácter de puzzle de la música. El productor hubo de enfrentarse a cintas y cintas que contenían 20 horas de registros que había que seleccionar, pulir, hilvanar y, oscasionalmente, regrabar. Justo es decir que su labor al respecto resulta sobresaliente. El resultado final es absolutamente inobjetable. Un dato que ayudará a entender esta unidad final es el hecho que ya durante la grabación de "The Divison bell" el grupo proyectó la edición de una larga pieza de música instrumental que se editaría bajo el título de "The big sliff". No es aventurado afirmar que, con dos décadas de retraso, "The endless river" es la materialización de ese proyecto.



Luego tenemos el aspecto musical, algo respecto a lo cual solo podíamos esperar excelsitud. ¿La hay en el disco? Hay que afirmar que por momentos sí, lo cual no es poco. Nos encontramos con un disco claramente "ambient", un acompañamiento sonoro a modo de los "soundscapes" facturados por Fripp y Eno en los ochenta y que, si escucháramos de música de fondo en cualquier entorno relajado, nos llevaría sin duda a aplicarnos a su atenta escucha, preguntando "¿qué es lo que está sonando?". Además, el album "The division bell", durante cuyas sesiones de grabación se registró este album, comenzaba precisamente con un instrumental, "Marooned", que muchos consideramos que es justamente lo más brillante del disco (así lo reconoció el  único "Grammy" que ha obtenido el grupo, otorgado en 1995 en la categoría de "Mejor interpretación rock instrumental"), y que de alguna manera anticipa el sonido en el que nos sumerge "The endless river".

¿Hace honor este album "new age" a la trayectoria del grupo? Nuevamente, la respuesta no puede ser rotundamente afirmativa, sino que requiere matices. Hay momentos absolutamente "floydianos", como esa entrada de una guitarra cristalina en "What´s we do" que recuerda inequívocamente al "Shine on you crazy diamond" de "Wish you were here"; sonoridades de "The wall" en "Sum" y otras demostraciones de que "el que tuvo, retuvo", sin caer en la tentación de la autocita más que en el obsesivo ritmo de batería de "Skins", sospechosamente parecido al del intermedio de "A saucerful of secrets" (1968). Otros momentos del album se decantan por un elegante clasicismo, como en  el jazzistico "On noodle street", el solemne órgano eclesiástico de "Autumn 68" o el orquestal "Allons Y". Todo ello le hace parecer más un disco en solitario de Richard Wright que una obra mayor del grupo, aunque, claro, el nombre "Pink Floyd" garantiza unas ventas millonarias que ningún integrante ha igualado en solitario.



En definitiva, esto es lo que hay, y no es ninguna bagatela, sino un disco coherente, perfectamente disfrutable y que tal vez constituya lo último que podamos escuchar de unos gigantes cuyo tiempo pasó. En espera de que la discográfica EMI empiece a desempolvar sus archivos, sorprendiéndonos con alguna rareza inédita -en algún cajón debe estar la canción "Peace be with you" con la que en su momento Gilmour, Wright y Mason quisieron apaciguar al airado Waters- o con grabaciones de sus conciertos, el legado del grupo se cierra aquí. Todos hubiéramos querido un broche de oro aún más brillante, pero como ocurre con "El Padrino 3" de Coppola -mi favorita de la trilogía- competir contra precedentes que el consenso unánime ha proclamado como clásicos es tarea imposible.

Cierro esta reseña con el video del único tema cantado del album, una composición nueva titulada "Louder than words", y que, dada la inseguridad de Gilmour con los textos -que nos ha privado de más canciones en este disco- tiene letra de su mujer, Polly Samson.

(posesodegerasa)